Atención Temprana

portada atención temprana

Durante los primeros años, el desarrollo de los menores requiere la adquisición de diversas habilidades motrices, cognitivas, lingüísticas, sociales y de autonomía.  

 

Este desarrollo se inicia desde el embarazo, siendo un proceso muy complejo y ligado a la evolución del sistema nervioso, pero muy influido por las condiciones del entorno.

El desarrollo resultará más o menos exitoso en función de las características biológicas de cada menor, las actuaciones de sus cuidadores principales y las experiencias que tenga con su ambiente. Así pues, se encuentra muy condicionado por factores biológicos (genéticos o enfermedades) y psicosociales que interactúan entre sí. Cualquier alteración en alguno de ellos puede provocar retrasos en el desarrollo e incluso llevar a una situación de trastorno de diferentes tipos: cognitivo, motriz, sensorial, emocional, del lenguaje, de la conducta, o bien un trastorno generalizado en el desarrollo.

Servicios que ponemos a tu disposición

 
  • Evaluación adaptada a cada etapa del desarrollo
  • Identificación y diagnóstico diferencial
  • Asesoramiento a docentes y familias
  • Tratamiento Individualizado y en grupo reducido de bebés y niñas/os con:
    • Parálisis cerebral
    • Deficiencias auditivas
    • Deficiencias visuales
    • Retraso en la adquisición de habilidades motrices
    • Retraso en la adquisición de habilidades del lenguaje y la comunicación
    • Retraso en la adquisición de habilidades cognitivas
    • Retraso en la adquisición de habilidades y hábitos de autonomía
    • Trastornos generalizados del desarrollo
    • Síndrome de Down
    • Retrasos en el desarrollo (no mantiene la mirada, no se desplaza, no camina, no sonríe, mantiene reflejos que ya deberían de haber desaparecido…)
  • Atención Preventiva a bebés y niños/as considerados de riesgo por:
    • Prematuridad: menos de 37 semanas
    • Postérmino: más de 42 semanas
    • Bajo peso al nacer: menos de 2500 gramos
    • Bebés de alto peso: más de 4500 gramos
    • Gemelos
    • Trillizos
    • Embarazos patológicos: pérdidas, infecciones virales (SIDA, hepatitis, rubeola, varicela, herpes…)
    • Traumatismos
    • Hijas/os de madres con enfermedades metabólicas: hipotiroidismo, diabetes, hemofilia
    • Hipotensión/hipertensión severa de la madre
    • Hipoxia fetal
    • Insuficiencia placentaria
    • Niños nacidos de partos complicados
    • Inmigración, Adopción y acogimiento.